Cuentos y Relatos 1 Cuentos y Relatos 2 Cuentos y Relatos 3

La zorra y El Leñador

La zorra y el leñadorUna zorra, perseguida por unos cazadores, vio a un leñador y le suplicó que la escondiera. Este le aconsejó entrar para refugiarse en su cabaña. No mucho después llegaron los cazadores y preguntaron al leñador si habla visto pasar una zorra por allí, aquél negaba con su voz haberla visto, mas con la mano hacía señas indicando donde estaba oculta. Pero los perseguidores no se dieron cuenta del gesto y creyeron lo que les decía.
La zorra y el leñadorLa zorra, al ver que se marchaban, salió y se marchó sin decir una palabra. Como el leñador le echó en cara que encima que la habla salvado no le daba, por lo menos, alguna palabra de agradecimiento, dijo la zorra:

- Pues yo te habría dado las gracias si las señas de tu mano hubieran estado de acuerdo con tus palabras.

Esta fábula podría aplicarse a aquellas personas que predican la virtud, pero en sus hechos se comportan con bajeza.

ESOPO (~VI a.C)
Be Sociable, Share!

    El ruiseñor y el gavilán

    Ruiseñor
    Un ruiseñor, posado en una alta encina, cantaba como tenía por costumbre, y un gavilán al verlo, como andaba falto de comida, tirándose sobre él lo arrebató.
    GavilánEl ruiseñor, a punto de morir, le pedía que lo soltara, alegando que él no era suficiente para saciar el vientre de un gavilán y que, si estaba falto de comida, debía buscar pájaros más grandes.
    El gavilán replicó:
    - Pero imbécil sería yo si dejando marchar el bocado que tengo a punto en mis garras me pusiera a perseguir lo que
    aún no ha aparecido.

    Así, también entre los humanos hay insensatos que fiados en mayores esperanzas dejan escapar lo que tienen entre manos

    ESOPO (~VI a.C)
    Imágenes obtenidas de Animalandia
    Be Sociable, Share!

      El Zorro y el Caballo

      caballo blancoUn granjero tenía un Caballo leal que se había hecho viejo y ya no podía trabajar. Así que su dueño no le dio más de comer y le dijo:

      - Ya no te puedo utilizar más, pero todavía te quiero, si pruebas ser lo bastante fuerte como para traerme un león, te cuidaré. Pero ahora vete de mi establo.

      Y así lo hecho a campo abierto. EL caballo estaba triste, y fue al bosque para conseguir un poco de refugio contra las inclemencias del tiempo. Entonces el zorro se encontró con él y le dijo:

      - ¿Por qué estás tan cabizbajo y sólo? -

      - ¡Ay de mí! – respondió el caballo – Avaricia y fidelidad no pueden vivir bajo el mismo techo. Mi amo ha olvidado los servicios que le he prestado durante tantos años, y como ya no puedo empujar la rueda, no me alimentará más y me ha echado. -

      - ¿Sin darte opción? – preguntó el Zorro.

      - La opción era peor. – dijo él – Si fuera lo bastante fuerte para traerle un león, me cuidaría. Pero bien sabe que no puedo hacerlo. -

      zorroEl Zorro dijo: – Te ayudaré, limítate a tumbarte, a estirarte como si estuvieses muerto, y no te muevas. -

      El caballo hizo lo que el zorro dijo y el zorro fue ver al león, cuya guarida no estaba lejos, y le dijo:

      - Un caballo muerto está tirado ahí fuera, ven conmigo y tendrás un buen almuerzo. -

      El león le siguió y cuando los dos estaban junto al caballo el zorro dijo: – Después de todo, aquí no estarás cómodo. Te diré lo que haremos, te lo sujetaré por la cola y entonces podrás arrastrarlo hasta la cueva y devorarlo en paz. -

      Eso le gustó al león, se tumbó, y para que el zorro pudiera atarle el caballo a la cola rápidamente, se quedó muy quieto. Pero el zorro ató las patas del León con la cola del caballo y las ató y sujetó tan bien y con tanta fuerza que ninguna fuerza las podría romper. Cuando terminó le dio un golpecito en el hombro y le dijo:

      - Tira, cballo blanco, tira. -

      Entonces el caballo se puso en pie de un salto, y se llevó el león con él. El león empezó a rugir, y rugió tanto que todos los pájaros del bosque salieron volando aterrorizados. Pero el caballo lo ignoró y lo llevó arrastrándolo por todo el campo hasta la puerta de su dueño. Cuando el dueño vio al león, se puso de mejor humor y le dijo al caballo:

      - Te quedarás conmigo y comerás bien. -

      Y le dio de bien de comer hasta que murió.

      Hermanos Grimm
      Be Sociable, Share!